30 agosto, 2014

8 De pistolas y rosas





Definitivamente, vivimos en una sociedad inmersa en la locura. Donde el sentido común se parece cada vez más a una debilidad del carácter: la prudencia, la mesura, la conciencia del peligro, son propios de gente timorata, aburrida y cobardona. El mundo es de los arriesgados, de los intrépidos, de los capos y machotes, de los amantes de “experiencias fuertes”, como le llaman a cualquier iniciativa disparatada que pone en riesgo la propia vida o la de los demás. Particularmente, no me conmueve que un valentín de esos, en busca de alguna prueba personal, se rompa la cresta y pase a ser comida de los gusanos. Si la gente quiere desafiar a la muerte está en todo su derecho, siempre y cuando no se afecte a terceros, especialmente a los más vulnerables como los niños. Permanece todavía fresco el caso del famoso “cazador de cocodrilos” que irresponsablemente expuso a su hijo de pocos años ante un magnífico reptil de esos, y que al parecer no aprendió la lección, ya que un tiempo después, la sabia naturaleza castigó su temeridad otorgándole pasaporte a la otra vida. 

Leo con estupefacción que hace poco una niña de nueve años mató accidentalmente a su instructor de tiro. Es prácticamente normal que en alguna parte del planeta ocurra frecuentemente una desgracia por manipulación negligente de armas de fuego. Tener armas en casa es como criar una criatura venenosa, el riesgo es inherente, por muy cuidadoso que se sea. Pero el caso de la empresa “Bullets and Burgers” ronda la esquizofrenia. Para empezar,  a quién se le ocurre montar un negocio de ese tipo, donde ir a disparar sea también parte del fast food: pase, coma como chancho y luego vaya a soltar unos tiros a la parte de atrás. Satisfacción garantizada. Pura adrenalina de idiotas. Encima, el agravante de tener el negocio al alcance de los niños, como si de una fiesta a lo Disney se tratara. A qué mente retorcida se le ocurre poner en manos de una niña una metralleta como una Uzi y, lo que es más terrible, qué clase de padres llevan a sus hijos a un sitio así, alentándolos desde tan tierna edad a la tentación de matar, aunque sea figuradamente. Si hasta tienen la boludez de filmar la “hazaña” de su hijita para mostrarla a los familiares, con todo orgullo, seguramente.

En el colmo del absurdo, el dueño del restaurante se justifica afirmando que el instructor era “un tipo muy profesional y concienzudo”, con los quilates de un veterano de guerra para mayor garantía. Al final, el guerrero tan experimentado, no había sido tan concienzudo como para poner unos dedos tan frágiles en el gatillo de un arma que dispara ráfagas. No extraña que se haya desatado el infierno para esa infeliz criatura que quedará traumatizada de por vida.  Singular es la sociedad norteamericana, imbécil como pocas y autodestructiva. Luego llueven las masacres perpetradas por adolescentes. Para rematar la insensatez, la mayoría se opone al control de armas y sigue coleccionándolas como juguetes.

¿Y las rosas?...eran (simbólicamente, ya sé que suena algo cursi) para una flaca que me tiene al borde de la locura desde algún tiempo. El destino me la puso como regalo inopinado a dos días de otro inevitable cumpleaños, luego de semanas, tal vez meses, sin verla en el minibús de siempre. Esta vez estuve a centímetros de sus rodillas, con la mirada en diagonal, pero apenas tuve la valentía de mirarla de reojo. Si hasta tuvo la amabilidad de decirme si quería pasar al asiento de la ventanilla, porque ella ya se bajaba en la próxima cuadra, como bien lo sé yo. Pero el tratamiento de “usted” me dolió y me dejó anonadado, ¡ay!, la barba que traiciona o serán figuraciones mías. Tentado estuve de bajarme junto con ella pero algo me dejó atornillado en el asiento. Resignado, vi como desaparecían sus largas piernas en un pestañeo. Estuve a las puertas del cielo pero me cagué de miedo. El mundo es para los intrépidos, definitivamente.


8 comentarios :

  1. "no me conmueve que un valentín de esos, en busca de alguna prueba personal, se rompa la cresta y pase a ser comida de los gusanos.." ja! Frase, por sí sola, digna d los más distinguidos respetos. Concurre Hyde en tan malévolas confesiones, mi estimado José. Y son tb dignas d macabra satisfacción, las incontables veces q el muy maligno vio, inexorablemente moribundos o ya bien muertos, a muchos d esos mentecatos "valentines" motoqueros o de asesino volante, invariablemente ebrios casi todos. Las culpas d tan mórbidas alegrías las tiene Jekyll y sus bienaventuranzas d galeno emergenciólogo. Siendo colcaco d primera fila, ha visto Hyde ya casi todo: desde vísceras hasta sesos desparramados como magníficas acuarelas, o bien unos bastante creativos amasijos d carne, fierros y huesos en posturas imposibles (a miradas ajenas al más negro y apóstata arte, claro). "Un mono con navaja menos.. Excelente..", suele celebrar el muy zafio.
    Q si es cruel? Por supuesto! Pero más cruel, asesinamente cruel, es q en el mundo paseen como si nada imbéciles ebrios a bordo d un vehículo o zigzagueantes "ases" adictos a las veloces emociones.. Tema d muy truculentos pormenores, pero para resumir aspectos éticolegales: Nunca estarán demás unos kilos d abono (basura humana 100% biodegradable) en las entrañas d la tierra.
    Y vistas así las cosas, los suelos de los rifleros "esteits" serían los más fértiles si se pusiera a todos esos gatilleros y gatilleras almitas donde merecen reposar.. Karma, diría algún fumado místico del caso expuesto y d los otros tb. "Más abono.., excelente!", opina Hyde.
    Ahora, toquemos el asuntito rosa.. Y ojo, No pretendo pasar d magistral casanova, mi joven y estimado amigo, pero sabiendo más por viejo q por diablo, debo soltar un par d tips aún sin que los hayas pedido:
    Number one: Ataca! No dejes pasar más "regalos" como ese q describiste, José. Acuérdate del sabio Heráclito y repite adecuadamente "Podré ver tal vez dos culos hermosos, pero -ese q mire- nunca será el mismo dos veces" (a menos q t decidas y le hables a la flaca esa, claro. Pues la buena providencia y calculadoras palabras d por medio, le verás el culo no dos veces sino incontables en color natural y hasta seguramente le medirás sus redondas tibiezas)

    ResponderEliminar
  2. Solemos idealizar y llenarnos d demasiadas huevadas la cabeza al ver una guapa mamacita cerca. T pasa a tí, le pasaba a Jekyll, les pasa a todos..si no hablan, claro. Ej. en facultad miraba a una muy linda beniana, ella era mayor a Jekyll con un curso; pasaron años mirándola sin decirle nada, luego a fin d carrera el "karma" quiso q coincidieran en el internado.. Mismo grupo y mismas guardias..ja! Ya celebradas las etapas d apertura y postergados retozos, la linda compañera confesó q ella sabía muy bien q Jekyll la miraba porque ella tb le miraba. ¿Por q no t animaste a hablarme?, me dijo en un momento d felices posturas y mutuas remembranzas. "Por gil!", tuve q decir hidalgamente antes d besuquear ávidamente su blanca piel por todos los años perdidos. Moraleja, José: A veces (siempre) es mejor antes q tarde. Las flacas son más perceptivas q nosotros, eso lo sabe todo el mundo, y sin embargo nos hueveamos pensando sonseras como q somos demasiado jóvenes o demasiado viejos para "contentar" a la circunstancial flaca. Tú tienes todo a tu favor, mi buen amigo: es tu vecinita, es tu gallinero. Son tus dominios. Ataca antes q otro gallo lo haga! Pero no t bajes con ella sin antes haber ganado su confianza! T verás como un acosador o maníaco sexual. Dados los paranoicos tiempos, mejor si la abordas "a bordo" del micro. Y d tus barbas! Ja! Dicen las sesudas doctoritas sexólogas q las pichochas inconcientemente (sus cachondos genes) las traducen como fuerte señal d torrentosas y viriles mares d testosterona. Y si la flaca esa es medianamente lectora y cachonda, pues tienes todas las d ganar José. Ataca! Suena asnalmente simple, pero la entrada es natural y osada a la vez: "T veo a menudo, somos vecinos. Soy José..Arteaga (hurga tu billetera y dale una tarjeta con algo inventado y llamativamente cómico,ojo pa q se cague d risa) Cómo t llamas?" Y listo! Siempre y cuando la fulana no sea una ignara sorda o muda y sin educados modales, el resto es cosa d afrodita y marte. A garchar como mandan los dioses! Eso sí, acomoda tu apertura a las circunstancias q ojalá se repitan.
    Number two: Dejáte d cagadas y ataca! Mientras seas respetuoso y ocurrente con tu penetración (lease apertura) y en público (las méndigas así se sienten seguras y tú demuestras alta seguridad tb), obvio. Eso sí, ni le hables del tiempo, del clima o d la hora.. Afila tus mejores ocurrencias q las debes tener por ahí. Valen las inquisiciones pa desarrollar. Deshazte d las d falso o verdadero. Si la flaca demuestra q es una atorranta engreída y bruta como la palabra, tonces para q apetecerla? No queremos un monolito frio y sin magias para cómplices, pues.
    Hagas lo q hagas, y penetres como penetres, piensa primero en tí, mi joven amigo. Ni pienses en contentarla d inicio, esas recetas mágicas para seducir mujeres en un dos por tres son puras huevadas. Trata, simple y llanamente, d conocerla.. d conocer q rayos tiene dentro esa fulana. Ella sola t mostrará si vale o no la pena d tanto idealizarla. Oremus frater..
    Abrazos.
    ps: debo recordar q el fino lenguaje y depurado alcance d las palabras aquí escritas, son total responsabilidad del insano Hyde. Yo solo soy el escribano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, parece que el señor Hyde tenía mucho tiempo ocioso –en plena noche sabatina, nada menos- para soltar tantas parrafadas inspiradas, malévolas y calenturientas: salvo sus “sesudas” acuarelas de sus noches de guardia, que producirán, seguro, en este delicado estomago algunas horas de forzada inapetencia (yo soy muy gráfico a la hora de comer, estimado llajtamasi), todo lo demás es de agradecer, incluyendo los singulares métodos de conquista que sugiere. Pero vayamos por partes, diseccionando las respuestas. En primer lugar esos “kilos de abono” me hacen recordar estimulantes lecturas que tuve hace años, descubriendo por casualidad al yanqui más lúcido que he conocido, Ambrose Bierce, que hace mas de un siglo ya azotaba ferozmente a la idiota sociedad de su tiempo; ácido y socarrón como pocos, tanto que tomé como biblia personal su Diccionario del Diablo, su obra más conocida (si no la tienes, sus otros relatos de fino humor negro también lo valen, abajo te dejo el link del sitio más completo que he pillado para estos menesteres, le das al buscador y listo Calixto).
      Segundo: Ja, tus experimentados consejos kamasutrescos me llegaron algo tarde (responsabilidad mía por revisar tarde el correo), porque, ¡carajo!, el karma otra vez me puso a prueba y me lancé al estrellato, bien de cabeza. Resulta que ayer lunes me volví a topar increíblemente, en el mismo horario, pero en otro sitio, en la calle nada menos. Esperaba el trufi de siempre y ¡zas cholita!, apareció ella como regalo de dioses. Se puso a unos metros de mi vista y por fin me nació el coraje para acercarme, sabía que era la oportunidad idónea y me valió madre el ridículo que hice después, fue tan confuso que ya no recuerdo bien, salvo la respuesta que me dio y que me dejó en seco como una estatua: me dijo –amablemente- que esperaba a su marido, y tal cosa me cayó como un puñal envenenado, tal cual reza la cueca, je. Balbucí una despedida y me alejé para no incomodarla. Menos mal que hace años no me obsesiono con ninguna tentación andante, simplemente me entusiasmo (nada de idealizar como en tiempos mozos) pero siempre soy consciente del posible porrazo. Reconozco que después de hartísimo tiempo hallé una fémina anónima que me produjo eso que tus colegas doctoritas llaman “tensión sexual” y demás palabrería del ramo, resultado de mi incurable debilidad por las siluetas larguiruchas: ¿te suena Jessica Parè? (abajo te dejo un seductor canto en francés), el perro rojo cura sus negras noches observando a esta y otras meravigliosas creaturas desfilando por los pasillos de la serie Mad Men. Pero, no soy aficionado a cualquier k’aspichaqui, que quede claro. Esta sexi flaca valluna, aparte de sus delicados huesos, posee cierta elegancia en el vestir, un porte educado y sencillez en sus maneras; conjunto de características que me seducen más que cualquier mamacita voluptuosa a pecho descubierto. El estilo, cumpa, es fundamental. Ya está, jode perder pero me siento reconfortado conmigo mismo. A volcar página se dijo. Saludos.

      http://ebiblioteca.org/?/ver/81668
      https://www.youtube.com/watch?v=yXoILGnHnvM

      Eliminar
    2. Tiempo ocioso en noche sabatina! ja! si hasta suena a socarrona cizaña..T creo lo d la biblia! Pero bueno, entre leones sobran las explicaciones semánticas, José. Todos aprendemos sobre la marcha. Y con los años verás tb, q para algunos vale más la quietud d apacibles noches en casa.
      Ahora sigamos con lo d la todavía idealizada (por 'casada') flaca: Por lo visto no tuvo reparos en usar la conocida artillería pesada..juas! Paranoicos como andan los días, probablemente t ha lactado, pero bueno, son gajes del oficio.. Nada has perdido. Los agrios pormenores son solo tuyos, y valen como experiencia. Lo has dicho sabiamente: hay otros pececitos en la mar. Pero eso sí: si la vuelves a ver en el trufi y chocan ojitos, saludala nomás con la más elegante y natural d tus holas y rematala con una intrépida sonrisa, viejo.. Finalmente la flaca ya t conoce. Ya sabe de ti y d tus agallas. Harías mal en achicopalarte ahora y evitarle hasta la mirada. Nada hay d ilegal en saludar ni sonreir (no t incito a q la acoses o arriesgues bestialmente tu decoro) Son vecinos...y coinciden; no es q tú la andes persiguiendo.
      Y olvida eso d idealizar las formas, su 'estilo', sus florilegios (mona+seda) [repito: como con los oscuros trasfondos del ácido Ambrose, valen más el contenido y las negras intenciones d fondo, José]. A fin d cuentas, ¿q es mejor? Intentar -respetuosamente- conocer a fondo a una atractiva mina,o suponerle educada y fina solo por las formas? Si d alimaña irresponsable está atestado el planeta, es porque tb las guapas flacas (por intrínsecamente brutas) terminan prolongando genes d atrevidos crispines.. atrevidos como la ignorancia claro, pero no intrépidos. No debemos confundir ese buen concepto. Y pa finiquitar el asunto: ni pienses en puñales envenenados, hombre.. Hay cuequitas más alegres y hasta oscuramente socarronas. Divertirse, es la premisa.
      Saludos, y gracias por los enlaces, husmearé lo d Bierce d a poco, y suelto luego algunas otras parrafadas.
      ps: La diabólica Jessiquita es canadiense, y el francés canadiense apesta, pero ante esos dos cálidos muslos y sus zou bisous bisous.. q importan aquellos nimios detalles? Siempre el contenido importa más, compañeros!

      Eliminar
  3. La sociedad gringa hace mucho rato superó todas las cotas imaginables de cretinismo, apreciado José. Basta con echar una mirada a sus espectáculos públicos para darse cuenta de ello. El grado de alienación es tal que, como lo ilustra muy bien su entrada de hoy, la muerte empacada al vacío es apenas otro eslabón en la cadena de consumo. Razón tenían los visionarios que anunciaban algo terrible en las entrañas del sueño americano.
    Ahora, con lo de la flaca, tengo por principio ni dar ni recibir consejos de nadie : bajo ninguna circunstancia los consejeros responden por las consecuencias de sus " sabias" orientaciones. Así que cada quien es libre de arrojarse a la corriente o quedarse en la orilla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como usted sugiere, estimado Gustavo, el reverso del “sueño americano” se parece a una pesadilla kafkiana o a una película malsana de David Lynch, pero es la dura realidad, con episodios de violencia que de tanto en tanto sacuden los parámetros de cualquier mente moderadamente sana. Sobre aquello de arrojarse a la corriente, pues nada, procedí ayer mismo, en clave lorquiana, acercándomele, creyendo que era soltera pero tenía marido. Y en esas aguas pantanosas yo no entro, así que toca soltar carnada en otros ríos, aunque mis estadísticas certifican que soy un pésimo pescador, jeje. Ya me veo paseando por el bulevar de los sueños rotos: “desconsolados van los devotos/ de San Antonio pidiendo besos…."

      Eliminar
  4. Cabe preguntarse, y sólo con un puntito de humor, si portando una Colt 45 en la cintura no hubieras sido más agresivo con tu flaca. Por lo menos ese parece ser el objetivo no confesado de los gringos que portan armas en público. Es como ir por la vida con el miembro colgando fuera de la bragueta. Nos reímos, pero en EE UU es un problema social y político de capital importancia. Marca la diferencia entre los bravos y los cobardes, entre ellos y nosotros... Que disparate.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, eso de que algunos yanquis portan armas en publico, como en los tiempos del viejo oeste, no lo tenia claro, recuerdo haber visto a algun texano en fotos pero no pasaba de ahi. En mi pais, decadas atras los ganaderos orientales portaban revolver al cinto para guarecer sus reses y para hacer respetar a sus mujeres, hoy es raro tal cosa. Pero las ferias armamentisticas como si fueran kermesses, la Asociacion Nacional del Rifle y otras actividades norteamericanas parecen paranoias colectivas. Es preocupante. Gracias por el apunte de humor, finalmente pude hacer frente a mis demonios pero no tuve suerte esta vez.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

El Perro Rojo Copyright © 2011 - |- Template created by O Pregador - |- Powered by Blogger Templates