31 octubre, 2016

2 Batiendo bizcochos artesanales


Como se aproxima la festividad de Todos Santos, el domingo tuvimos bastante ajetreo en casa de mis primos y vecinos míos. Me anunciaron que todo el santo día íbamos a hornear y así fue. Porque había que elaborar todo tipo de masitas para las almitas de los tíos abuelos y otros seres queridos. A pesar de que ya pasaron con creces los tres años seguidos que exige la tradición para homenajear a los difuntos, sin embargo, en la familia se sigue conservando de alguna manera este ritual pagano-religioso, resultado del sincretismo cultural que caracteriza a Bolivia.

Manos a la masa, entonces. Desde las diez de la mañana, el panadero y anfitrión oficial de todo el asunto, empezó a calentar los primeros leños para que el horno vaya tomando temperatura, entretanto la levadura actuaba sobre la mezcla de harina blanca y de “trigo” (la negra, la que se muele con cascarita). Sobre una mesa en el centro de la cocina, ahí mismo empezamos a amasar según nuestra imaginación nos impulsara, de tal manera que nos salieron unos curiosos urpus (panecillos) con formas de muñequitos, animales, escaleritas, medialunas y soles. Dibujo libre era la orden, siempre y cuando las figuritas fueran pares y no se salieran de los cánones. Más tarde, las que saben, las mujeres de la casa, procedieron a elaborar masitas que demandan mayor habilidad y conocimiento como frutas secas (galletas mantecosas pero ricas), empanaditas de queso, galletas de coco y otras cosillas.

Pasado el mediodía era turno para el preparado estrella: los bizcochos de huevo, cuyos orígenes se pierden en el tiempo y no tienen rastro. No hay Todos Santos sin bizcochuelos, es el bollo que define a esta tradición. Ustedes no van encontrar tales productos en ninguna panadería o tienda el resto del año, por muy deliciosos que fueran, porque sencillamente la gente no le tomaría interés, situación parecida a lo que ocurre con el panetón de Navidad. En España he visto algo similar a este alimento, aunque de menor tamaño y las denominan magdalenas, producidas de manera masiva y empalagosas hasta decir basta como todo lo que forma parte de la bollería industrial.

Mis recuerdos de niño están asociados a las magdalenas del pueblo de mis viejos. No por motivos proustianos y otras aproximaciones metafísicas. Simples evocaciones lúdicas que conservan nítidamente toda esa parafernalia a modo de ritual que significaba su morosa elaboración. Durante esas jornadas, los hornos del pueblo trabajaban a toda leña y los panaderos se anticipaban el aguinaldo con maratónicas horneadas. No era poca cosa ver transformarse quintales y quintales de harina en panes, masitas y galletas, y cuando terciaba la noche rematar la faena hasta que se cociera la última ronda de bizcochuelos. Vaya para ellos mis tardíos respetos, pues es trabajo infernal asomarse a la boca del monstruo y caldearse la frente cada vez.

Mi madre no era ajena a estos menesteres, alistaba su canastillo de huevos y demás ingredientes para que se los batieran en un horno de la vecindad. Aprendí a doblar el papel sábana y poner palillos de paja a los canastitos que íbamos formando. Llegados al sitio de panificación, me sentaba en un banquito tosco hecho de cajas de alcohol y contemplaba la operación de los batidores. Debajo de un “burrito” o caballete de madera (con bastante peso para que sea estable),  yacía una paila mediana de cobre,  en cuyos bordes se cascaban los huevos rápidamente y a continuación enrollaban un lazo plano de cuero vacuno por el eje con aspas. A un ritmo constante, dos personas frente a frente y sentadas, iniciaban una suerte de baile de brazos con la consigna de que nunca debieran parar. No recuerdo cuánto duraba el ritual de aquellas batidoras humanas pero llevaba su tiempo, pues primero únicamente se batían los huevos un buen trecho y se iba añadiendo el resto de los materiales poco a poco, de tal manera que la mezcla espesara y tuviera una consistencia esponjosa. Al horno, y esperar que los bizcochuelos hincharan bien.

Volviendo al presente, como no teníamos caballete, el creativo panadero de la casa se las ingenió plantando dos maderos y una tablilla a modo de travesaño con un hueco que le hizo en el centro, si hasta le puso bisagra en uno de los extremos, detalle que hizo de las delicias en la concurrencia. Lavé la paila, como alguna vez había visto, con limón y sal para quedara reluciente. Y el anfitrión me enseñó a batir por primera vez. De veinticinco en veinticinco, batiremos tatituy, me dijo, porque el horno no daba para más. Al poco rato le pillé la maña y estuvimos dándole bate que bate hasta que el horno despachara la última horneada de panecillos.


La noticia de los bizcochuelos había circulado entre varias de mis tías, que trajeron sus provisiones después del mediodía. Incluso les di una mano, pesando harina y azúcar en bolsas independientes para que estuvieran listas al momento de añadir a la mezcla. Me causaba gracia que cada una tuviese sus provisiones bien separadas para que no hubiera confusiones, pues alguna había conseguido huevos criollos y era motivo de sana envidia. Para una medida de 25 huevos medianos se requerían libra y media de azúcar, ídem de harina blanca, un sachet de polvo de hornear, un buen chorro de vainilla, canela molida al gusto y medio vaso de pisco nacional para potenciar el sabor y neutralizar un tanto el dejo del huevo. Al final, según la mezcla resultara más o menos esponjosa o según la dosificación en cada cajita, cada horneada arrojaba entre 27 y 33 magníficos bizcochos.

Tanto estuve batiendo hasta que le tomé diversión al asunto y ya me sé la receta de por vida, tal como les comparto, amigos míos. A las diez de la noche finalizamos con los últimos 25 huevos y me sentí gozoso de cada una de mis tías se fuera contenta a casa con sus olorosos tesoros para repartirlos entre los suyos. Dicen que me gané el pan, perdón, el bizcocho, para una semana o más. Pero lástima, con un par me di por bien pagado a pesar de que mis tías insistieron con obsequiarme generosamente, pues por esas jugarretas de la existencia nunca le cogí el gusto a tan preciado y disputado manjar. Y de veras, de veritas, que lo lamento.
Podrán tener la receta, pero nunca el secreto de este fuego



27 octubre, 2016

2 Glosario plurinacional para iniciados (segunda parte)



...sigue a la primera parte
------------------------------

Estado Plurinacional.- Nombre oficial del fabuloso reino gobernado alegremente por Evaristo, dueño y señor de los 36 suyos o naciones reunidas bajo su cetro, a imitación del incaico Tahuantinsuyo que se quedó en apenas cuatro regiones administrativas. Se estima que en esta Babel sudamericana se hablan 36 idiomas bien originarios (falta saber qué lengua hablarán los descendientes afros), aunque sólo se conocen en la práctica el aymara, quechua, guaraní y el evónico (lenguaje utilizado únicamente por S.E.). Eso sí, para comunicarse con los mestizos que no existen (según datos del INE) se emplea a susurros el español por ser lengua colonialista, por tanto, mal vista.

Etiqueta Azul.- Brebaje ancestral producido en el altiplano, perdón, en las altas tierras de Escocia, patria del infatigable guerrero William Wallace. No se sabe si el coraje de tal luchador contra el imperialismo inglés de la época se debía a los poderes de esa bebida, pero resulta que S.E. se aficionó tanto a su añejado (y bien custodiado) sabor que por nada del mundo la cambiaría por otra, muchos menos por las baratijas como la chicha cochabambina, la cerveza paceña o el ron cruceño.

Evadas.- Antología de hermosas palabras, plenas de excelsa sabiduría que S.E. exuda por todos sus poros, en su labor de estadista y guía espiritual de todos sus gobernados. Por favor, no confundir con “huevadas”, un bolivianismo de muy mal gusto que no necesita explicación. Como ya no quedan especialistas en el código de los quipus, se está recurriendo a los métodos colonialistas de la imprenta para que estos sagrados conocimientos queden registrados para siempre, para beneficio y admiración de toda la humanidad.
Cortesía de las redes sociales
EVARISTO.-  Nombre de mentiritas  (o sea, vox populi), con que S.E. es conocido en todo el territorio plurinacional. Se están efectuando profundas investigaciones sociológicas para determinar con certeza la etimología, pero todo apunta a que la inventiva popular es la autora del bautizo.  Tal vez el gran inspirador sea el vicepresidente García Linera, quien en un arrebato discursivo se refirió a S.E. como el “Cristo resucitado”. Si de Bolívar, Bolivia; de Evo y Cristo, Evaristo; ¡elemental!, mi querido plumífero, me puntualiza un pajarito. Son tantas las hazañas del líder plurinacional en todos los ámbitos políticos, culturales y multideportivos, y tan tremenda su influencia regional y mundial que, según la clase de admiradores locales e internacionales, es alternativamente evocado como el Jefazo, el Insustituible, el Capitán General de las Fuerzas Armadas Antiimperialistas, el Gran Guerrero del Arcoíris, el Illapa (rayo) de Wiracocha, el Mandela Latinoamericano, el Messi de Orinoca, el Tata Evo, el Gran Timonel de los Países sin Litoral, y otros majestuosos títulos que seguirá cosechando según deje su impronta en la Historia.

Évola.- Extraño virus que ataca -por el momento hasta que mute y se torne más peligroso-, a los más cercanos colaboradores de S.E., especialmente ministros y ministras (para que sepan que el virus no discrimina) humanamente impedidos de seguir el trajín que el jefe de Estado le imprime a la conducción de la nave plurinacional, y que se traduce en agobiantes métodos de trabajo que van desde maratónicas horas dedicadas a la solución de los grandes problemas que aquejan al país, la obligatoriedad de viajar sin previo aviso acompañando al mandatario, la certeza de que recibirán telefonazos a cualquier hora de la madrugada, hasta la celebración de reuniones a las cinco de la mañana con el frio paceño de por medio que hace tiritar hasta el asfalto. Según fuentes palaciegas, este infernal ritmo laboral ha ocasionado repetidas crisis de salud entre los miembros del gabinete. La última en caer fue la ministra todoterreno de Comunicación que fue internada porque estaba “aquejada de mucha tensión, estrés, ansiedad y depresión”, entre otros perniciosos síntomas que ocasiona este malévolo virus, presumiblemente creado en los laboratorios del imperio.

Evolatría.- Conjunto de actividades protocolares de los gobernadores, alcaldes y otros cortesanos del reino plurinacional que consisten en el colocado sistemático de retratos a todo color de S. E., siempre por encima de los cuadros de los libertadores y otros héroes de la independencia, en todas las oficinas, salones y sesiones de honor en ocasión de fechas cívicas. El vasallaje se ha trasladado incluso a la exaltación de la figura del gobernante en carteles tamaño edificio, spots de propaganda en televisión, emisión de sellos de correo, materiales escolares y computadoras portátiles para maestros y alumnos, impresión de textos de cualquier temática donde la efigie de S.E. debe ir por lo menos como marca de agua. Por si fuera poco, el vicepresidente ha animado a los escolares y adultos del campo a rezar por el “tata Evo” para que este no desfallezca, los acompañe siempre y los colme de regalos. Pobre tata Belzu y pobre tata Barrientos que en un tris fueron despachados del santoral campesino.
Una pequeña muestra del culto a la personalidad

Evolivia.- Nombre alternativo mediante el cual es conocido el Estado Plurinacional puertas adentro, debido a la transformación radical del paisito usualmente conocido como Bolivia, en una suerte de republiqueta con tintes monárquicos, donde a todo momento y en todas las esquinas se evoca el nombre del amadísimo soberano. Brotan por todas partes los coliseos Evo, las escuelas Evo, los mercados Evo, los barrios Evo, los puertos Evo, las ferias Evo, las olimpiadas juveniles Evo, los campeonatos futboleros Evo, las competencias pedestres y automovilísticas Evo. En resumen, todo el país r-evo-lucionado al servicio del caudillo y de su evanescente figura.

Evonomics.- La creativa receta con que el ministerio de Economía y Finanzas cocina los datos macroeconómicos para hacer creer a la población que la economía marcha a todo vapor, que es inmune y está blindada ante los embates de las crisis internacionales. Todo, por supuesto, debido al liderazgo de S.E. que tiene un insólito poder de influir hasta en los precios del petróleo, gas y  otras materias primas cuya incesante demanda ha llenado el país de frescos dólares para comprar satélites, factorías de urea y azúcar, y central nuclear que nos pongan en la vía de los países industrializados, para envidia de los países vecinos que ven con preocupación cómo Evolivia se está transformando paulatinamente en la Suiza latinoamericana.

“Evo Cumple”.- Título oficial para el conjunto de obras, regalos y milagros que S.E. otorga con fondos públicos y préstamos de países amigos. Centenares de canchas sintéticas y coliseos multideportivos desperdigados por toda la geografía plurinacional no logran, sin embargo, elevar a Evolivia a potencia olímpica o futbolística, para desespero de S.E. que hasta tiene que sacrificarse jugando al fútbol para dar el ejemplo. En otros ámbitos no está discutida la eficacia de este programa que incluso produce milagros embarazosos como si fuera el espíritu santo, pues en la barriga de algunas mujeres reza la inscripción “Evo cumple”, según confesó el gobernante, bastante asustado.

Evo Fashion.- Ajuar con que el Amado Líder se ve más churro que todos los líderes mundiales juntos. Se cuenta que en palacio, S.E. andaba visiblemente entristecido porque no encontraba un traje con el cual resaltar su liderazgo. Sus cortesanos, preocupadísimos por satisfacer sus caprichos, emprendieron una intensa búsqueda para encontrar un modisto o sastre que no temblara ante su divina presencia. Finalmente, contactaron a una diseñadora boliviana que se había hecho famosa en Nueva York vistiendo a celebridades con finísimas prendas de alpaca. No fue reto fácil confeccionar el exclusivo traje de S.E, que demandó largas noches en el atelier y la experimentación con variadas telas (fibras de alpaca, llama, vicuña y, seguramente, lana de Cachemira); decantándose finalmente por la selecta alpaca baby de color negro, según rezan las notas de prensa. Unos recortes de aguayo sirvieron para dar los últimos toques a las chaquetas y puños de camisa de purísimo algodón.  El resultado no podía ser más espectacular pero inalcanzable para el bolsillo de cualquier súbdito plurinacional. Desde entonces, la Evo Fashion pasea por los pasillos de las embajadas y otras oficinas, con varios funcionarios que se han puesto a imitar a S.E., pero lo más probable es que se hayan mandado elaborar los trajes con telas chinas, en algún modesto taller del centro paceño. Eso sí, cuidando de que no se parezcan tanto a los trajes de S.E., para no despertar suspicacias, que el original es solo él y nadie más.
S.E. y sus mandarines a la moda

“¡Evo, Zapata, devuélvannos la plata!”.- Grito de guerra o consigna de protesta que es utilizada actualmente por la federación de maestros, mineros, gremialistas y otros sindicatos cuando salen a marchar cuando el régimen no atiende puntualmente sus demandas. Versión actualizada del “¡Fusil, metralla, el pueblo no se calla!” que estuvo muy en boga durante gobiernos dictatoriales y neoliberales. La frase hace alusión al affaire Zapata, por el cual una ‘cara conocida’ de S.E. se enriqueció rápidamente por asesorar a los chinos en sus prósperos negocios con el Estado Plurinacional.

Falcón Millonario.- Pequeño juguete aeronáutico (en comparación con el avión presidencial de Obama) que sólo costó al erario público unos 38 millones de verdes billetitos imperialistas. El FAB-001, que responde a la denominación Falcon 900 EX de fabricación francesa, se hizo universalmente célebre al batirse solitariamente contra los pérfidos controladores aéreos de la decadente Europa que quisieron impedir su aterrizaje, o secuestrar a S.E. según otras versiones por supuestamente recoger a un tal Edward Snowden fugitivo por espionaje, por instrucciones del malvado imperio yanqui que tiene sojuzgada a la humanidad entera. Toda esta épica lucha del líder antiimperialista está bien registrada en los anales plurinacionales, que deja en ridículo a las aventuras del capitán Han Solo y su chatarra voladora conocida como Halcón Milenario.

Fondo Indígena (FONDIOC).- La cueva de Alí Babá y sus cuarenta ladrones en versión plurinacional. Organismo financiero que fue creado con las regalías del gas para fomento de actividades productivas en el área rural, mayormente. Decíase que el campo iba a florecer como nunca, por lo menos para parecernos a los prados suizos con vacas rebosantes de leche y pastorcillas sonrientes. Pero desgraciadamente, la mayor parte de los 500 millones de dólares ingresados durante una década a la institución, fueron a parar a cuentas particulares de cientos de dirigentes, familiares y otros amigotes del gobierno. El dinero salió como torrente para supuestamente financiar miles de proyectos, que al final quedaron a medio construir o fueron directamente planes fantasmas que nunca se materializaron. Uno de los más vivillos de esos dirigentes se inventó hasta un poblado para que le desembolsaran la plata como si nada. Al día de hoy, apenas migajas se han recuperado de esos recursos. Prácticamente no se conoce que algún proyecto haya tenido éxito o por lo menos funcione sosteniblemente. Así de bien se han farreado unos buenos millones los codiciosos caciquillos en nombre de los “hermanos” indígenas, los que se vanagloriaban de ser la reserva moral del país y de toda la humanidad.

Fuerzas Armadas Antiimperialistas.- Versión actualizada de una cofradía parásita que nunca ha ganado una guerra que, merced a las prebendas ofrecidas por S.E. (de entrada, aviones y helicópteros chinos para sobrevolar los desfiles), pisotean sus principios filosóficos y la memoria de sus camaradas caídos en combate contra fuerzas invasoras. Increíblemente, gracias a unos rápidos cursillos recomendados por S. E., hoy son más valerosas y antiimperialistas, dispuestas a “garantizar la soberanía del continente y de todo el mundo”, tanto que el imperio yanqui les teme, según les aseguró su Capitán General en alguna ocasión. 

Gabriela Montaño.- Una anodina cara visible del partido gobernante que, por su fanatismo a la figura del Jefazo, ha sido premiada con la presidencia del Senado en un periodo anterior y actualmente de la Cámara de Diputados. Hizo historia al ser la segunda mujer en llegar a la luna, perdón, a la presidencia del país, por un par de días, cuando tanto S.E. como el vicepresidente se ausentaron al exterior para cumplir agendas muy apretadas. Pero en definitiva pasará a los anales de la plurinación por haber afirmado recientemente, en un congreso de mujeres cocaleras, que S.E. es insustituible y que un líder de su talla sólo nace cada ciento cincuenta años. Amén, hermanos y hermanas, a tan categóricas aseveraciones.
La Montaño, proclamando la infabilidad del caudillo
Gabriela Zapata.- Ninfa cochabambina salida de la nada, conocida también como la Gabrielista o la Rapunzel de los Andes (por su look platinado, motivo de envidia de otras mujeres que están dispuestas a pagar cientos de dólares por uno parecido). Protagonista principal de varias telenovelas plurinacionales que llevan títulos antojadizos como “¿Qué culpa tiene Gabrielagul?”, “Las mil y una noches de un caudillo”, “Cara conocida había sido”, “La nueva Reina del Sur”, “Doña Flor (Zapata) y sus dos maridos”, entre otras que hubiese encarnado de no saberse sus extraordinarias habilidades empresariales vinculadas al Estado Plurinacional. Relampagueante la trayectoria de esta joven que, con apenas unas escasas materias vencidas de Derecho, firmaba como abogada y se las daba de relacionadora pública y gerente comercial de un gran consorcio chino que había obtenido contratos millonarios del Estado por artes de magia. No satisfecha con ello, la jovencísima ejecutiva autodenominada empresaria, se movía como pez en el agua en ministerios y otros despachos estatales para atender negocios particulares aprovechando sus contactos y amistades con altos funcionarios del gobierno. No tardó en llamar la prosperidad a su puerta, para engordar sus cuentas bancarias y presumir de un lujoso tren de vida que la llevaron a codearse con el jet set de la sociedad paceña y aparecer en portadas de revistas. Por pura coincidencia, también había sido expareja de S.E. con quien habría tenido un hijo fantasmal. Desde el gobierno negaron las conexiones con la muchacha y explicaron que su riqueza se debía a que ella había engañado a los empresarios chinos y a otros locales a quienes había sonsacado cuantiosas comisiones a cambio de prometedores negocios con el Estado. ¡Qué lista la chiquilla que embaucó al presidente, a sus cortesanos, a los empresarios y a todo el que le saliera al frente!
La Gabrielista, en un posado de revista
Gringo González.- Un exconductor de televisión que gracias a su simpatía populachera y elogio sistemático de la revolución que encabezaba el compañero Evo, saltó de las cámaras del plató a la mesa directiva del Senado, siendo coronado como el tercer hombre más importante del Estado, por el momento. Como dicen que la cabra tira para el monte, a nuestro personaje se le salió lo cómico un día que se puso pollera para supuestamente reivindicar a la chola paceña. Un ejemplo más de lo que Vargas Llosa tildó como seudodemocracia payasa que es Evolivia.
Cortesía de las redes sociales
Guerreros del Arcoíris.- Florida denominación que el profeta y místico Choquehuanca se puso a sí mismo y a su tropa de colaboradores, birlándoles los derechos de autor a los indios de Norteamérica, quienes lanzaron la profecía de que los cambios revolucionarios y nuevos paradigmas iban a provenir supuestamente desde el sur, que por purita casualidad se encarnaron en Evaristo y sus bienaventurados guerreros escogidos que surcaron las aguas del Titicaca a bordo de la nave de juncos Thunupa para restaurar la armonía entre todas las criaturas y devolverle el equilibrio a la Madre Tierra.

Hermano.- Forma coloquial con la que se refieren entre sí los hijos de la revolución socialista marxista leninista guevarista comunitaria igualista y antiimperialista. Reemplaza al vetusto “camarada” de inspiración comunista que estuvo de moda entre los izquierdosos de clase media de la antigua república. Se tratan de “hermanos” y “hermanas” allí donde toque discursear o efectuar ruedas de prensa, desde el gran caudillo hasta el último cacique de un sindicato. Tanto se ha automatizado la muletilla que no faltan declaraciones donde algunos militantes se refieren a los díscolos o expulsados del partido como “el hermano traidor” o “el hermano que se ha vendido a la derecha”. Auténtica fraternidad ésta, la del socialismo del siglo 21.

Hoja sagrada.- Nombre místico-religioso para la materia prima de la industria de línea blanca, uno de los negocios más nefastos y criminales, que tiene a Evolivia como uno de sus principales exportadores mundiales y a los bolivianos como sospechosos permanentes en los aeropuertos internacionales. Porque de acullicar (mascar) con fines rituales o terapéuticos no lo hacen los principales jerarcas ni en broma.

Imperialismo.- Muro ideológico contra el que se estrellan rabiosamente S.E. y su ejército de correligionarios. Mastodóntico enemigo contra el que hay que luchar en los sueños, en los discursos, en los papeles, en las cumbres y reuniones, en los ejercicios militares. Por culpa del imperialismo las naciones libres no se desarrollan, los pueblos no son dignos ni soberanos. Los jóvenes no aman a su patria por la nefasta influencia del imperialismo. Todas las conspiraciones las promueve el imperialismo, que no descansa en su afán de querer voltear las hermosas “revoluciones democráticas” del continente. El imperialismo crea virus y otras plagas para acabar con los valientes líderes que se resisten a sus planes. Todas las féminas que se han colado hasta las alcobas de los gobernantes revolucionarios, para desnudar sus miserias, son agentes del imperialismo. En resumen, ninguna mosca no vuela sin el permiso del imperialismo. Hay que acabar con el imperialismo.

Instrumento político.- Compendio ideológico o tienda política de los conmilitones masistas, evistas y otros pluris. Aunque las malas lenguas cuchichean que se refiere al “órgano ejecutivo” del compañero presidente, incansable galán que deja amores regados por todo el territorio plurinacional.

Interculturales.- Eufemismo utilizado por los ideólogos y periodistas del régimen para referirse a los cocaleros, situándolos en una categorización étnico-cultural especial ya que aparentemente no son indígenas, ni blancos ni mestizos. Los cholos de toda la vida hoy son descritos como indiano-mestizos por algunos autores, o más pomposamente como hijos de la interculturalidad. De todo este afán descolonizador, resulta bastante curioso que a los cocaleros –muchos de ellos con rasgos fisonómicos muy parecidos a los del caudillo- se los etiquete como “interculturales” y al gobernante como presidente “indígena” en todo momento. Y luego sus propagandistas hablan de luchar contra toda forma de discriminación.

Jessicas.- Señoritas de buen porte, provenientes generalmente del mundillo del modelaje y de los concursos de belleza (reinas de la calabaza, de la piña, de la leche, de la caña, etc), que procuran amistades con gobernantes y otros personajes influyentes de la política para trepar hasta puestos importantes (consulados, concejalías, diputaciones), donde desempeñan fielmente sus labores decorativas, sacrificadamente aprendidas en Promociones Gloria y otras academias de belleza.

Juegos Plurinacionales.- Olimpiadas a la boliviana para que los jóvenes aprendan a ganar medallas, que se efectúan cada cierto tiempo en honor de S.E. El acontecimiento comienza con los campeonatos previos a nivel departamental en varias disciplinas deportivas. Posteriormente los seleccionados viajan de todo el país (incluso en aviones de transporte militar) a la sede central de los eventos donde ponen a prueba sus condiciones atléticas. Como toda olimpiada que se respete nunca faltan las inauguraciones a todo color, con mosaicos en las gradas con la efigie o mensajes de agradecimiento al caudillo, exhibición de bandas musicales, estandartes y abanderados de todo tipo, con estampas que recuerdan a las juventudes hitlerianas en versión tropical. Y cuando el caudillo toma el micrófono para inaugurar el festival aúllan las tribunas a toda garganta: ¡¡gracias, señor Presidente!!

Juventudes del MAS.- Jóvenes sin oficio ni beneficio que se plegaron al carro ganador para conseguir alguna pega (empleo) en el gigantesco aparato estatal, y por tal cometido están dispuestos a ser mano de obra gratis para las campañas, utilizados convenientemente para el pintarrajeado de paredes con propaganda política, colocación de banderines en postes de luz y para repartir volantes en plazas y avenidas. Comoquiera, algunos ilusos estarán enamorados genuinamente de la revolución que encabeza S.E., que estarían dispuestos a dar la vida por él o compartir su lecho como la entonces núbil Gabrielagul que se había enrolado a la organización juvenil y, en el ínterin, prendado del caudillo como una auténtica groupie.

Kananchiri.- Apodo de guerra del vicepresidente en sus tiempos de terrorista, allá por los años noventa, cuando junto a su banda jugaba a asaltar remesas mineras y universitarias. Entretanto, para matar el tiempo en su guarida, se cuenta que teorizaba y se llenaba de ideas luminosas para construir su utopía indigenista de raíz aymara, de tal manera que sus compinches lo bautizaron como Kananchiri, alias el Iluminado. Y bien que sigue dando la luz a sus ciegos correligionarios y otros fans mentecatos de la actualidad.

Kingtana.- Mote cariñoso que las redes sociales impusieron a Juan Ramón Quintana, ministro de la Presidencia y consejero muy cercano (prácticamente de almohada) del ‘hermano’ presidente. A raíz del destape del escándalo Zapata, cuyas conexiones salpicaban al despacho del ministro Quintana, salieron a la luz unos tórridos chats telefónicos donde éste cortejaba a la ninfa Gabrielagul Zapata mentando a Borgues (sic) para impresionarla, pero la pícara mozuela, disimuladamente le daba largas despidiéndose con un “duerma bien, mi rey”. Por supuesto que el ‘hermano’ ministro negó que conociese a la tal Zapata, la exnovia de S.E., por casualidad.
Cortesía de las redes sociales
La Derecha.- Enemigo interno que el régimen evista invoca como si fuera la encarnación del apocalipsis. Por culpa de la derecha el país estaba tan atrasado y tan empobrecido. La derecha se inventa historias, mentiras y otras patrañas para desprestigiar a S.E. y a sus impolutos colaboradores. La derecha ha armado el  ‘escándalo Zapata’ para hacer fracasar el referendo e impedir la reelección de S.E. La derecha empuja a los funcionarios del régimen a mancharse las manos con la corrupción. La derecha seduce a los burócratas para que estos armen fiestitas y farras en oficinas públicas. Por conjuros de la derecha directores, concejales y otros subalternos estrellan coches oficiales, de borrachos. Por poco, la derecha no abre la bragueta de asambleístas violadores. Y aun más, algún jerarca ha advertido a las multitudes que la derecha no tiene que volver nunca más (al poder) porque nos quitarán el agua, la luz, el gas, los bonos y otros beneficios que tanto sacrificio ha costado conseguir. Cuidado que no obedezcas mi niño, que si no vendrá la derecha; digo, el coco.

“Le meto nomás”.- Una de las evadas que ha marcado época, tanto que se ha convertido en parte del habla cotidiana. Resume el modus operandi del caudillo y de sus innumerables émulos que proceden a conseguir lo que se proponen sin observar los conductos regulares, los plazos y normas, que para ellos son simples estorbos. Por extensión, dícese de cualquier conducta reñida con la ética y la moral.

Librepensante.- Dirigente o jerarca masista que ha abandonado el partido por desavenencias internas o ha sido expulsado por no demostrar suficiente sumisión al caudillo, y ya apartado del redil descubre de pronto que vivía en el verticalismo más absoluto (centralismo democrático, según el vicepresidente), para declararse a continuación como persona con las ideas independientes y muy dignas.

‘Licenciado’ García Linera.- El p’ajpaku (charlatán, embustero) mayor del régimen que, merced a sus tertulias envolventes en televisión en el pasado, consiguió llegar a la fama para labrarse una carrera política y pegarse a S.E. como una lapa. Ostenta el récord de hombre más leído del mundo pues ningún mortal podría lograr en esta vida quemarse las pestañas para devorarse más de veinte mil libros en apenas medio siglo de existencia. De sus largas lecturas marxistas, leninistas y marcianas, perdón, gramscianas; ha conseguido parir un compendio de panfletos de “socialismo comunitario” como aporte boliviano (más bien suyo) a la hermandad socialista planetaria y que, milagrosamente, hoy figura entre los doscientos incunables de la Biblioteca del Bicentenario, una iniciativa académica con el auspicio de su despacho. Multifacético, multiletrado y multititulado (aunque seguramente el imperialismo se ha infiltrado en los archivos de una universidad mexicana para robar sus licenciaturas), el matemático trucho de la UNAM ha efectuado sus cálculos para vaticinar que, en el 2030 a más tardar, la economía boliviana superará a la chilena, anuncio tan resonante que habrá provocado tsunamis –de risa- en los vecinos mapochos. Aprovechando la coyuntura de vicepresidente del Estado Plurinacional ha efectuado unos cuantos tours por aulas universitarias de Europa y EE.UU. donde ha brindado sendas charlas magistrales dejando con la boca abierta a todos los imberbes que pululaban por ahí. Cuéntase que en una de las sillas vacías de cierta universidad de Praga, el alma de Kafka seguía sus disertaciones sobre la kafkiana revolución que encabezaba S.E. Así pues, hermanos y hermanas, en todas partes escuchan al iluminado García Linera, pasando por la Sorbona, la Complutense y la Texas University, donde aseguró que estudiaban su pensamiento, aunque se le olvidó precisar si era en la facultad de Psicología y ramas anexas.
El Vice, vaticinando la oscuridad sin Evo



Continúa con la tercera parte

20 octubre, 2016

2 Glosario plurinacional para iniciados (primera parte)


Prólogo brevísimo: A diez años de haber arrancado el pluscuamperfecto reinado de don Evo Morales Ayma como supremo gobernante  de la agónica república de Bolivia (luego reluciente Estado Plurinacional), era necesario hacer un repaso de los hechos acaecidos, las obras emprendidas, los milagros ocurridos y el devenir de todos los variopintos personajes que intervinieron de alguna manera en la materialización de su pintoresco mundo al revés o particular utopía que sigue asombrando al mundo e irritando a no pocos habitantes de este atribulado paisito. La década pasó volando pero hubo tiempo suficiente para que este peculiar mundo de cosas desarrollara su propio lenguaje, sus ‘usos y costumbres’ y su endiablada idiosincrasia. Sirva el presente recopilatorio en clave humorística -pero siempre apoyado en sucesos reales- para introducir al lector, especialmente extranjero, en el maremágnum que ha significado la historia reciente de Bolivia, principalmente de su fauna política que hoy por hoy rige los destinos de diez millones de ciudadanos. Como es lógico, se procederá a elaborar las entradas de este catálogo según orden alfabético y procurando anotar lo más relevante. El glosario está abierto a correcciones, puntualizaciones y demás actualizaciones, según vayan a ocurrir más hechos a futuro. 


--------------------

Agencia Boliviana Espacial (ABE).- Centro de comando plurinacional que lanzó el primer microbio boliviano al espacio exterior a través del satélite Túpac Katari, con la ayuda inestimable de los hermanos chinos y sus cohetes milenarios. Gran competidora internacional de la NASA y de la ESA europea, con oficinas e instalaciones situadas en la ciudad de El Alto que, por sus cuatro mil metros sobre el nivel del mar, recibe más rápido las señales satelitales que cualquier otro país del planeta y, por supuesto, los posibles mensajes de los hermanos extraterrestres.

Achacollo, Nemesia.- Una temible jerarca de origen aymara que posiblemente fue la primera mujer de pollera en alcanzar la alta magistratura de calentar un asiento del Primer Gabinete. Nadie sabe qué ojitos le habrá puesto a Su Excelencia para que la pusiera a cargo del Ministerio de Tierras y Desarrollo Rural, desde donde no solamente hizo florecer las campiñas (por lo menos en los discursos) sino que también floreció su fortuna al ritmo de flamantes vehículos todoterreno.  Como presidenta del directorio del Fondo Indígena, extrañamente pasó por un periodo de ceguera y sordera, mientras sus colaboradores y correligionarios políticos vaciaban las arcas por millones para financiar supuestos proyectos que iban a cambiar el empobrecido panorama rural. Desde la importación de ovejas cara negra hasta las piscinas de truchas arcoíris todos habían sido planes truchos para que el dinero desfondado vaya a parar a cientos de cuentas particulares. Luego de un año de jurar su absoluta inocencia, a los jueces no les quedó otra que ordenar su detención preventiva, aunque sea para disimular.  
    
Aeropuerto de Chimoré.- Muy internacional aeropuerto al que solo llegan patos y otras aves migratorias del continente. Flamante terminal aérea enclavada en el corazón del Chapare, en el trópico cochabambino, a unos doscientos kilómetros de la ciudad capital. De uso casi exclusivo para el avión presidencial, cuando a S. E. le toca descansar y reponerse de las agotadoras jornadas en Palacio Quemado donde sufre y sufre por la incompetencia de sus ministros y demás cortesanos. Según fuentes chapareñas, en claras noches estrelladas, mientras aúllan los monos-araña en las ramadas vecinas, aviones casi invisibles parten hacia Venezuela y otros inciertos destinos. Nadie sabe qué cargamento valioso llevan tales vuelos, aunque según fuentes hollywoodenses se especula que se embarcan lagartijas arbóreas (Bolivian lizard tree) de contrabando en cajas de rosquillas y bananos para acabar con la plaga de palomas en Sprinfield y otras ciudades norteamericanas.

“Ama sua, Ama llulla, Ama qhella, Ama-rrame”.- Antiguo código de conducta legado por los antepasados incaicos, traducido oportunamente por el fraile Bartolomé de las Chozas al español colonial como “no seas ladrón”, “no seas mentiroso”, “no seas holgazán” y …. (ilegible en el original manuscrito, por evidente deterioro). Gracias a las intensas gestiones diplomáticas de S.E. el lema fue adoptado por la ONU para que cuelgue en sus oficinas y despachos de Nueva York y en varios idiomas, incluyendo el tiahuanacota hoy extinguido. Ya que los lingüistas y otros especialistas no dan con la clave del enigma con respecto al cuarto mandamiento, a algún cortesano de gran iniciativa se le iluminó la sesera y dedujo que lo de “ama-rrame” se refería a trenzar los calzados finos de S.E. para que este no se encorvara, un privilegio al alcance de pocos. Recuérdese la cita bíblica de Juan el Bautista: “el que viene es más poderoso que yo, a quien no soy digno ni de desatarle la correa de sus sandalias”. Para el caso, casi lo mismo, no más que diferente.
Un ayudante de Evo poniendo en práctica el cuarto mandamiento

Amarrahuatos o amarrawatos.- Dícese de los ministros, diputados, jefes militares y policiales, alcaldes, concejales, gerentes, directores, y otros funcionarios del mastodóntico Estado Plurinacional que se empeñan especialmente en ensalzar las capacidades sobrehumanas de S.E. como estadista, así como en rendirle pleitesía constante a través del bautizado con su nombre (que por sagrado es mejor no invocar) a obras de diverso pelaje desde estadios olímpicos hasta camisetas de promociones de colegio. Por extensión, aplícase también a la montonera de profesores universitarios, periodistas, analistas, cantores, poetas, columnistas, cronistas, escribanos y demás apologistas que narran las hazañas de S.E. para conocimiento del mundo mundial y más allá de los confines del sistema solar.

Año Nuevo Andino-Amazónico.- Día festivo o feriado, recientemente dispuesto en el Estado Plurinacional para conmemorar los más de cinco mil años que lleva floreciendo la civilización aymara, de acuerdo a los resonantes descubrimientos del canciller Choquehuanca y otros distinguidos pachamamistas que nadie conoce, posiblemente provenientes de cafetines europeos. El acontecimiento se celebra cada 21 de junio, coincidiendo con el solsticio invernal, con multitudinario acarreo de turistas a ruinas arqueológicas ajenas y cerros más notorios para que sean convenientemente bronceados por los primeros rayos del sol. Lo de ‘amazónico’ es un barniz para invitar a la fiesta a los caciques de tierras bajas para que no se sientan discriminados.

Aymaras.- El pueblo escogido de los Andes -de donde procede puramente S. E.-, que según parece es más antiguo que la civilización sumeria, la china y todas las culturas occidentales juntas. Según deducen algunos autores, es más que seguro que sean los herederos directos de los atlantes ya que el altiplano boliviano, hace miles de años, estaba cubierto por las aguas marítimas y en su seno pudo estar emplazado el enigmático puerto de la Atlántida. Aunque extrañamente de lo tan milenarios que son no queda ni un mojón arqueológico ni rudimentos de escritura. Eso sí, sus principales neoprofetas hablan de un señorío o Reich aymara que ha de florecer otros mil años, encarnado en la figura de S. E. no se sabe, tal vez en condición de momia en el museo de Orinoca que se está mandando a construir.

Bartolinas.- El brazo femenino del partido gobernante (en alusión a Bartolina Sisa, esposa de Túpac Katari, ambos ejecutados durante la colonia por encabezar una rebelión indígena). Sindicato de aguerridas compañeras -claramente distinguibles por su manta o chal azul- que el año entero hacen campaña por la eterna reelección de S.E. y organizan a las huestes de simpatizantes en las marchas y otras concentraciones políticas donde suelen soltar alaridos de satisfacción ante la voz carismática y seductora del compañero presidente. 

CAMC Engineering (Bolivia Branch).- Filial de una multinacional china que, con menos de 20 mil dólares de capital de arranque, se adjudicó milagrosamente obras y proyectos estatales de cerca de 600 millones de dólares. Para lograr semejante hazaña, los proverbialmente desconfiados empresarios chinos, contrataron a una jovencísima ejecutiva local que con artes de magia se infiltró en el Ministerio de la Presidencia y otras reparticiones públicas efectuando un lobby exitoso sin parangón alguno. Por casualidades de la vida, la joven emprendedora había sido un viejo amor a escondidas de S.E.

Campesino-indígena-originario.- Cierto habitante del fabuloso Estado Plurinacional que, según las pilchas con que vaya disfrazado, un día puede parecer indígena y al día siguiente campesino, o las dos cosas a la vez. Lo de “originario” no lo entiende nadie, salvo quizás los antropólogos americanistas que pergeñaron esta originalísima etiqueta para diferenciarlo de los mestizos que con su presencia aparentemente contaminan la pureza de las tierras originarias.

Canciller Choquehuanca.- Profeta mayor del Pachamamismo que en sus ratos libres ejerce de canciller del Estado Plurinacional. Se cree que es mas viejuno y sabio que el mismísimo Yoda por su rarísima habilidad de extraer conocimientos examinando las arrugas de los ancianos. Sus amplios conocimientos metafísicos le han dotado, asimismo, de una profunda sensibilidad para escanear el alma de piedras milenarias y, de paso, descubrir que las rocas se multiplican como el resto de las criaturas de la Pachamama. Sus recientes investigaciones le han impulsado a afirmar que la papalisa es el gran despertador de pasiones alicaídas (una suerte de Viagra andino), recomendando su consumo para alcanzar las altas cumbres del Vivir Bien o nirvana.

El profeta Choquehuanca, anunciando el fin de la Coca Cola

Capitalismo.- De acuerdo a teorías de S.E., la peor plaga que ha podido azotar a la humanidad, causante principal del calentamiento global, de la extinción de animales prehistóricos como los dinosaurios, de la depredación de los bosques y otros recursos naturales, de la muerte violenta de peces, sapos y otras criaturas rebeldes como el Che Guevara. Todos los habitantes del planeta están lamentablemente atrapados por los tentáculos de este monstruo a excepción de sus inocentes cocaleros que, según parece, tienen permiso de la Madre Tierra para saquearla a punta de machete e incendiar sus reservas forestales donde luego plantan la materia prima del negocio más rentable del capitalismo, precisamente.

Cara conocida.- Apodo cariñoso con que S.E. se refirió a la virginal Gabrielagul (Zapata) luego de tomarse una fotografía con ella en el Carnaval de Oruro. Husmeando un poquito, las redes sociales descubrieron que la muchacha había sido una de sus groupies más fanáticas, con la que tuvo un tórrido y fugaz romance entre las sombras, de tal manera que el primer ciudadano del país fue vilmente engañado, de acuerdo a fuentes palaciegas, al hacerle creer que ella llevaba en su vientre el fruto de sus amores. Que si el niño nació o no nació, queda como interrogante hasta hoy. Mientras tanto, en una oficialía de Registro Civil un fantasma se hizo registrar como hijo del presidente. Habría que llamar a Iker Jiménez u otro programa de sucesos paranormales para desentrañar el asunto.

Cartel de la Mentira.- Grupo minúsculo de medios de comunicación (tres diarios, una radioemisora, una agencia de noticias y unos cuantos periodistas rebeldes) tildados por la gigantesca maquinaria propagandística del oficialismo como los grandes autores intelectuales y materiales de la debacle del referendo de febrero pasado, que impide, en los papeles, la reelección de S.E. para presidir el Estado Plurinacional ad infinitum. Esta malvada red de conspiradores fue la que tejió el Caso Zapata, el escándalo de la CAMC y otras perversas patrañas contra el inmaculado liderazgo de S.E., según las brillantes deducciones de varios ministros que escribieron sendos libros al respecto. Tan eficazmente esta pandilla lavó el cerebro de todos los bolivianos que, posiblemente, ahora mismo estén detrás de la campaña de desprestigio contra Donald Trump, el sacrificado patriota que promete dignificar y levantar otra vez a su nación, a semejanza de nuestro amado presidente.

Casa Grande del Pueblo.- Palacete ultramoderno con aires tiahuanacotas, de casi una treintena de pisos, que S.E. se está haciendo erigir en pleno centro histórico de la ciudad de La Paz para reemplazar al vetusto y colonialista Palacio Quemado que andando el tiempo se ha convertido en una ratonera (en palabras propias de S.E.), que ni siquiera puede albergar cómodamente a los guardias, pajes, garzones y demás servidumbre protocolar. Llama la atención que reciba tal denominación cuando ningún súbdito o poblador podrá alojarse ni por un día en sus lujosos aposentos con alfombras persas, quizás adquiridas a precios amistosos del gobierno amigo de Irán.

Claudina Fernández.- Carita bonita de la televisión, conocida popularmente como “la Ternurita”, por su voz aniñada al conducir los noticieros. De su figura angelical préndose perdidamente el pintacanas vicepresidente, el eterno galán del Estado Plurinacional que, gracias a su flequillo de otro mundo y sus maneras aterciopeladas, arrancaba suspiros a diestra y siniestra. Como muchos recordarán, fue ampliamente televisada su boda de ensueño, a la manera de las casas reales europeas, pero con la sutil diferencia de realizarla entre las ruinas precolombinas de Tiahuanaco, con la bendición de sacerdotes pachamámicos y sahumerios a toda pastilla para honrar a los espíritus tutelares. 

Chapare.- Calenturienta región de verde lujuriante, situada dentro del departamento de Cochabamba, en el centro del país. Entre sus selvas y arroyos cristalinos crecen a toda marcha las huertas de cocales para alimentar la codicia de las grandes transnacionales del narcotráfico. Por su condición sociopolítica constituye una suerte de estado autónomo dentro del Estado Plurinacional, con sus leyes y costumbres propias, donde organismos como la policía o la aduana prácticamente tienen función decorativa y cuyos agentes deben pedir permiso a los sindicatos cocaleros para actuar contra el hampa. Como todos los bolivianos saben, toda la región es bastión político del partido gobernante, habida cuenta de que S. E. es presidente de las 6 Federaciones de Cocaleros del Trópico de Cochabamba para toda la eternidad y todo lo que aguante.

Cholango.-Cierto cantorcillo del género folclórico, admirador y amigo cercano de S.E., a quien deslumbró con sus guitarreadas para que este lo aúpe hasta la alcaldía de Cochabamba. No se recuerdan mayores obras civiles de su paso por el municipio a excepción de sus multitudinarias serenatas en cada aniversario departamental donde actuaba junto a achacosas estrellas internacionales, a quienes pagaba generosamente con la plata de los contribuyentes. Entre sus hits más sonados se encuentran: “Puentecito roto”, “Feliz estoy de mamar a los cochabambinos”, “Me llaman el Chorango”, entre otras finas piezas musicales del folclore político local.

Chuquiago Boys.- En alusión a la ciudad de La Paz, en lengua aymara. Camada de economistas comandados por el orondo y cilíndrico ministro de Economía y Finanzas, responsables máximos de la política económica que, según dicen, tiene asombrados a los especialistas del Banco Mundial y el FMI mayormente formados en los postulados de la Escuela de Chicago, por los espectaculares índices de crecimiento que Bolivia parece haber alcanzado en menos de una década, siendo un modelo de gestión para toda la región y el mundo entero, gracias al inconfundible liderazgo de S.E., desde luego.

Deregente.-Título de grandísimo valor y sonoro prestigio con que los jefes de sindicatos, barriadas, gremios, clubes, y otras agrupaciones sociales se confieren a sí mismos para prosperar a cuenta de los intereses colectivos, o ya sea pactando acuerdos clientelares con el régimen gobernante para luego ser recompensados con viajes al exterior con todos los gastos pagados, bonos de lealtad, candidaturas a las alcaldías, gobernaciones, congreso nacional y otras instancias donde se pagan suculentos sueldos y otros beneficios ajenos al resto de la población.

Diplomacia de los Pueblos.- Conjunto de pintorescas y onerosas prácticas gubernamentales que consisten en un sinnúmero de actividades organizadas y supervisadas por Cancillería que van desde viajes multitudinarios de dirigentes y otros allegados a reuniones o cumbres so pretexto de cualquier temática, recibimiento con trajes típicos y danzas a los visitantes distinguidos del exterior, condecoraciones y reconocimientos a cualquier pajarraco que propague la revolución socialista más allá de las fronteras, y hasta las coloridas ceremonias con supuesto aire ancestral donde usualmente se cierran con opíparos banquetes. En resumidas cuentas, eso que se llama turismo político, que en el régimen actual ha alcanzado niveles de epidemia.

Era del Mocochinchi.- Grandísimo periodo de esplendor que arrancó el 21 de diciembre de 2012 en una isla del lago Titicaca, coincidiendo con el alineamiento de planetas que los sabios mayas anunciaron que acabaría con la vida en la Tierra. Pero de acuerdo a profundas investigaciones de nuestro profeta Choquehuanca todas estas predicciones no significaban el fin del mundo, sino más bien el fin de la macha (oscuridad), del egoísmo, del capitalismo y de su odiosa bebida oficial, la Coca Cola; para dar lugar al reinado del comunitarismo, del amor y respeto a la Madre Tierra y el comienzo de un nuevo tiempo donde se impondría el mocochinchi (refresco de durazno seco), curiosamente un fruto traído por los malvados colonialistas europeos.

Escuela de Comando Antiimperialista.- Instituto militar de élite, recientemente inaugurado por S.E. en la localidad de Warnes, a treinta kilómetros de Santa Cruz, donde un par de centenares de oficiales recién egresados de las diversas academias de las Fuerzas Armadas, tendrán el privilegio de ser formados con lineamientos filosóficos y conocimientos de última línea con respecto a la lucha antiimperialista que S.E. abandera junto a otros líderes perseguidos por el pérfido imperialismo del norte. Asumimos que los corajudos alumnos se desayunarán cada mañana con retratos del Che mientras gritan las consignas marciales de este guerrillero, ídolo de S.E. y de toda la muchachada plurinacional. Aventuramos también que se impartirán clases de historia de las luchas que los bizarros ancestros de S.E. emprendieron sucesivamente contra todos los imperios, especialmente el romano y el inglés, y que en el presente tocaba luchar contra el imperio norteamericano, según afirmó hace unos años cuando regresaba de un viaje a Europa. Qué raro que los historiadores no registran estas puntualizaciones hasta hoy; por colonialistas, sin duda.
 
Probable plan de estudios


Continúa la segunda parte

11 octubre, 2016

4 Día de la Mujer: ¿festejar qué?


Esta jornada desperté con la noticia de que había sido Día de la Mujer a nivel nacional. Sin previo aviso, de la noche a la mañana, el Ministerio de Trabajo declaró asueto para todas las féminas de este país para que se “festejen”, tengan un “día bonito”, “la pasen muy bien” y no sé qué otros floridos deseos que las autoridades acostumbran desparramar con si fueran confetis. Suena a burla que el improvisado feriado sólo alcance a las empleadas del sector público y de las pocas empresas privadas. ¿Y qué hacer con ese 80 % de la economía que sobrevive de la informalidad? ¿Dónde está el beneficio para esos miles de negocios unipersonales (la mayoría dirigidos por mujeres) que viven del día a día? ¿Ellas podrán dejar tirado el negocio, así sin más, y marcharse a casa como las “hermanas” ministras, diputadas y concejalas para gozar de un día de descanso?

¿Y nuestras ocurrentes autoridades sancionarán, por ejemplo, a los directores de los canales de televisión por dejar que las presentadoras de noticias sigan efectuando su trabajo como todos los días? ¿Y qué sucede con los kínderes y primeros grados de primaria, cuyos planteles están conformados mayoritariamente por mujeres? ¿Y qué con los hospitales y clínicas, las doctoras y enfermeras dejarán de atender a sus pacientes?  ¿Y quién paga el desajuste que el decretazo provoca en las empresas privadas, envueltas en el dilema de enviar a sus trabajadoras a casa o verse en la situación de tener que remunerar como si fueran horas extras? ¿Así se pretende igualar las oportunidades laborales entre ambos sexos? Salta a la vista que el día de mañana, los empresarios se la pensarán mucho antes de contratar a más mujeres.

Así vamos de absurdo en absurdo, con un gobierno empeñado en mostrar su cara supuestamente progresista y despatriarcalizadora, con acciones que lejos de combatir la lacra del machismo de manera efectiva, al contrario, la camufla bajo el paraguas de la corrección política. ¿Qué tendrá de especial el ser mujer, o varón, o adolescente, o niño, o niña, ya que estamos en tiempos de lenguaje redundante? Más bien, en estas iniciativas traídas de los pelos subyace cierta condescendencia y hasta superioridad moral hacia la mujer (te doy el día libre sólo por ello). Aun más, al agasajarlas (mimarlas y colmarlas de regalos) en una jornada especial es como si pretendiéramos pedirles perdón por la violencia ejercida contra ellas (ningún sector de la sociedad se salva, pues las estadísticas revelan que 8 de cada 10 mujeres bolivianas han sufrido agresiones alguna vez). Estos vergonzosos datos nos ponen a la cabeza de toda Latinoamérica, y los gobernantes lejos de ejercer autocrítica más bien hablan de festejar antes que emprender programas y políticas de auténtico calado.

Promulgando leyes exclusivas (como la Ley 348, que establece el delito del feminicidio) no vamos a cambiar una sociedad inmersa en profundas convicciones machistas. Ni creando unidades especiales contra la violencia de género y relacionados. ¡Qué bonito suena lo de “Ley Integral para Garantizar a las Mujeres una Vida Libre de Violencia”! cuando no se garantiza mínimamente un presupuesto digno para la Fuerza Especial de Lucha contra la Violencia (FELCV), cuando ni siquiera se dota con ambientes adecuados y herramientas suficientes a las defensorías y otras instituciones encargadas. Ni hablar de las fiscalías (que según algunas fuentes no tienen ni papel de oficina para formalizar las denuncias), jueces y funcionarios que no cuentan con la formación idónea para atender estos casos. La burocracia, muchas veces, lejos de prestar ayuda oportuna a las víctimas contribuye a estigmatizarlas, de tal manera que en la mayoría de los casos las denuncias no llegan a buen puerto. Con estos antecedentes, muchas optan por guardar silencio y proteger a sus agresores, conscientes del penoso calvario que les aguarda en la vía judicial.

Se habla mucho de soluciones integrales y han corrido demasiados ríos de tinta acerca del tema. Todos quieren sanciones severas para los violentos y feminicidas, con llenar las cárceles creemos que vamos a frenar la tragedia (en lo que va del año, 18 mujeres han sido asesinadas, sólo en Cochabamba). Nadie parece detenerse a reflexionar y poner énfasis en la prevención. Habría que empezar por cambiar la educación, comenzar desde cero, machacar con valores y principios actualizados a las nuevas generaciones (con la gente adulta y retrógrada no hay remedio) si es que pretendemos como país volver a la senda de la civilización. 


05 octubre, 2016

4 El drama del agua en Cochabamba

Opacos arcoiris nos ofrece San Pedro, como haciéndose la burla


Arrecia el calor. He dejado de preocuparme por saber cuánto marca el termómetro cada día porque sé que fácilmente superamos los treinta grados en esta llanura bañada por la tierra y la basura a partes iguales. Estamos a la espera de las lluvias. La sequía azota todo el valle como nunca se ha visto antes, que ni siquiera exudamos sudor, pero el aire caliente nos rodea como a pollos rostizados. A estas horas de la tarde el viento silba en los aleros y hace traquetear los picaportes de mis ventanas. En un momento saldré a la terraza y veré con desazón que otra vez ha caído polvo fino como todas las tardes. La silueta del Tunari y las otras montañas que nos circundan se ven nítidas y despejadas de humareda, si eso es acaso un consuelo.

Ni bien aparece un cúmulo de nubes oscuras, a la media hora ya clarea el cielo porque la permanente ventisca se lleva el agua a otra parte. Es verdad, ha habido amagues de aguacero pero lo más que nos ha caído han sido unas insignificantes lloviznas que no sirven para otra cosa que ensuciar el parabrisas de los autos. Sabe bien el olor a tierra mojada que desprenden algunos muros de adobe pero sabría mejor darse una duchada a cielo descubierto con auténtico chaparrón.

En las más de dos décadas que ya llevo viviendo en esta ciudad jamás la escasez de agua me había afectado tan de cerca. Es obvio que soy un afortunado porque hay gente que lleva toda la vida sin acceso a un decente suministro de agua potable, especialmente en los barrios de la zona sud y aledaños. En muchos de esos vecindarios los turriles metálicos son objetos omnipresentes en las entradas de las casas, aguardando la llegada de los camiones cisternas que a veces deben serpentear por complicadas callejuelas y caminitos improvisados.

De ahí que hayan aparecido como hongos las pequeñas embotelladoras de agua, que inundan con sus botellones oficinas, hogares y negocios de toda laya. Floreciente negocio –y muchas veces de dudosa calidad- que lucra con la necesidad de una ciudad entera. Porque como todos sus habitantes saben, el agua del grifo no es bebible en su estado puro, urge hervirla bien si uno no quiere estropearse el estómago con infecciones o parásitos. Aun me sigo asombrando –a través de la televisión-  que en otros países la gente puede saciar su sed con agua del fregadero de la cocina. Impensable tales sofisticaciones en estas latitudes donde, no obstante, nos muestran spots con aguas cristalinas y puras que parecen surgidas de la misma cordillera. El fin de semana, aprovechando que el tanque del subsuelo estaba casi vacío, procedimos a lavarlo completamente luego de remover el cieno que se había acumulado durante meses. Parecía una chocolatada todo aquel líquido. Más tarde cuando empezó a ingresar el agua de la red, se podía ver claramente sobre el fondo celeste que igual se iban depositando partículas de sedimento.

Las autoridades de Semapa le echan la culpa de la suciedad a la vieja red de cañerías, como andan justificando que aproximadamente el 40% del líquido se pierde en fugas y roturas de nunca acabar. El viejo cuento que nos vienen contando hace años las administraciones de turno sin que nadie se moje por asumir responsabilidades. Así que no es raro que en algunas zonas,  por unos minutos el tono del agua sea entre ocre y marrón, tal cual nos estuvieran suministrando litros y litros de la otrora deliciosa chicha de maíz, el néctar de los antepasados incaicos.

Como nunca, hace unos días me tuve que bañar a la usanza de nuestros abuelos: balde, tutuma y un par de horas de espera para que se asoleara el vital elemento. Total, que con las agobiantes temperaturas que soportamos sería de locos o friolentos el activar la ducha eléctrica. Se nos acabó la reserva del depósito principal y no había nada que bombear, así que echamos mano de lo último que quedaba en un tanque de plástico de unos quinientos litros. Balde a balde consumimos aquella agua con mucha cautela, rezando para que el domingo volviera el suministro. Daba pena el jardín con el pasto seco y las plantas que empezaban a desfallecer.

Con las tres frecuencias semanales que hasta hace unos meses nos dotaban de agua, no pasábamos mayores preocupaciones. Luego el suministro se acortó a dos por semana y ya vimos que los tanques de casa estaban a mínimo. Tal como nos temíamos, sin previo aviso hace una semana nos racionaron al límite y estuvimos como locos reuniendo toda el agua posible en tachos vacíos de pintura, baldes y otros recipientes. Era desesperante observar que apenas entraba un débil chorro al tanque soterrado, porque seguramente en toda la vecindad estaban acumulándola. Al día siguiente, domingo, desde mi atalaya del tercer piso pude ver que en todas las casas a la redonda habían lavado abundante ropa. Un fenómeno colorido que no se había visto antes.

Insisto que aun así somos afortunados, porque se sabe que en otros barrios únicamente reciben agua cada diez o quince días, incluso en zonas pudientes. Recibo reportes de parientes y conocidos que han tenido que recurrir a comprar de los camiones aguateros para llenar sus depósitos. En urbanizaciones y edificios de apartamentos ya es moneda común tal trasiego de agua. Lo mismo sucede en el centro de la ciudad, donde importantes restaurantes y edificios de oficinas, a plena luz del día están descargando desde los carros cisterna.

Como es lógico, las fuentes de plazas y parques están vacías, salvo quizás la de la plaza de armas. Me pregunto si el parque de las millonarias fuentes inteligentes estará todavía operando, habida cuenta de que se requiere medio millón de litros para sus intrincadas coreografías iluminadas, que aunque funcionen en circuito sin cambiar agua, semejante espectáculo acuático suena a disparate en estos tiempos de carestía. Y aun más, me pregunto cómo harán para llevar agua a los bloques de apartamentos que están empezando a construir para la villa olímpica de los Juegos Odesur de 2018, ver camiones aguateros en fila sí que sería un folclórico espectáculo para los atletas extranjeros, si es que antes no se agotan los pozos de tanto extraerles el agua.  

Como están las cosas, los deportes náuticos de esos mismo Juegos tendrán que trasladarse hasta el Titicaca porque en la represa de la Angostura- donde han erigido recientemente la Escuela Naval, nada menos- hace años que el agua está por los suelos, que ni con el tiempo de lluvias se calma la tragedia. ¿Qué haremos? ¿Seguirle rezando a San Pedro o seguir riéndonos del proyecto hidroeléctrico Misicuni? que, de tanto esperar a que se culmine en medio siglo, sigue siendo un doloroso Asicuni (reírse sarcásticamente, en lengua vernácula).



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

El Perro Rojo Copyright © 2011 - |- Template created by O Pregador - |- Powered by Blogger Templates