13 septiembre, 2010

0 El Inca que se aburría en prisión: Palíndromos en quechua


De acuerdo a los cronistas, sabido es, que Atahuallpa, estando prisionero de los españoles en una fortaleza de Cajamarca, entretanto sus vasallos reunían el oro para su rescate, aprendió a jugar al ajedrez, demostrando mucha habilidad e intuición, para asombro de sus captores. Hombre muy acucioso como era, quizá para distraerse –me permito imaginar- encerrado entre frías paredes de piedra y para sobrellevar el agobio de la larga espera, se entregó al raro y malsano vicio de jugar con las palabras. Un viajero de la Otra Vida -no había escritura en tiempos del Incario- me trajo los datos y aquí los transcribo:


Ya, tatay .
“Sí, papá”. Obediencia disimulada de Atahuallpa a su padre Wayna Cápac. De seguro el Inca se inspiró en el apellido de su padre.
Ya, mamay.
“Sí, mamá”. Devoción del Inca por su madre.
Apasa,  munan umasapa.
“Apasa ama a una cabezona”. Algún vasallo, se enamoró quizás de una mujer terca.
Ama llulla, qallu llama.
“No seas mentiroso, lengua de llama”. Reprimenda del Inca a un cortesano lenguaraz.
Yupa, tullu q’ullu tapuy.
“Cuenta, flaco, pregunta”. Respuesta burlona del Inca al cura Valverde.
Yapa sarata, t’aras apay.
“Bastante maíz, lleva a los tontos”. Orden de aprovisionamiento para los españoles.
Sapa simi, simisapas.
“Por cada boca, bocones”. Oferta despreciativa del Inca a sus captores, por su rescate. Sabido es, que los españoles, allá donde fueren, causaban mucho alboroto.
Ya qari misi, simi raqay.
“Hombre gato, rompe la boca”. Burla del Inca a sus guardianes.
Karupi samani, jina, masi Purak.
“Muy lejos descanso, así, amigo Purak”. Mensaje irónico del Inca, ante su grave situación, a un viejo amigo que vivía en Quito.
Yawar uj, juraway.
“Sangre una, júrame”. Juramento de lealtad que exigía el Inca, a los generales y capitanes de su ejército, en la guerra interna contra su hermano Huáscar.
Yapa papata munan, umata papa pay.
“Bastante patata quiere, cabeza de patata es él”. Burla de Atahuallpa ante las exigencias desmesuradas del jefe de sus captores, Francisco Pizarro.


Extra: Palíndromos de un habitante del valle de Khochapampa.

Saya, jina Katja, “Llajta” kani; jayas.
“Detente, La Ciudad soy, Katja; picantes”. Mensaje de bienvenida a una turista extranjera. Lema antojadizo de la urbe cochabambina, que es conocida en el resto de Bolivia como “La Llajta”, por su rica cultura quechua, además de una gastronomía abundante en platos picantes y por la mezquindad fuertemente arraigada de sus habitantes.

Ja, paro ruanan Aurorapaj.
“Ajá, paro deben hacer por el equipo de Aurora”. Llamado general a  todos los hinchas del equipo con más solera de Cochabamba. Algo así, como un alto a las actividades cotidianas de domingo (olvidarse incluso de ir a misa), para dirigirse al estadio y alentar sufridamente al “Atleti cochabambino”.

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

El Perro Rojo Copyright © 2011 - |- Template created by O Pregador - |- Powered by Blogger Templates