24 diciembre, 2010

0 Los elegantes del fútbol


El rey de la elegancia
¡Ah! futboleros cuánto nos maravillamos al revisionar nuestros archivos videográficos o los que han tenido la suerte de asistir a inolvidables tardes de espectáculo sobre el gramado, para ver ‘pasear’ el balón entre los botines de los ‘elegantes del fútbol’. No estamos hablando de ‘futbolistas elegantes’ o de los mejor vestidos,  que es otro tema, más de tabloides o revistas del corazón, así que, los que vais de ingenuos pasad de este post.
Todos los futbolistas tienen ciertas características comunes. Algunos tienen corte batallador o gladiador, ‘jugando a muerte’ cada partido (Puyol, Ramos, Rio Ferdinand). Otros no sobresalen pero tienen oficio (Gattuso, Busquets, Cambiasso). Algunos son muy técnicos (Xavi, Iniesta, Messi,Nasri). Muchos  tienen el tipo atlético y son rapidísimos en el campo (Etóo, Drogbá, Cristiano Ronaldo). Algunos, son más bien toscos aunque efectivos (el madridista Pepe, el holandés de Jong). Pero existe una rara especie, la de aquellos jugadores que tienen una manera única de desenvolverse en la cancha, que los distingue del resto, es aquella que eleva el juego a niveles artísticos o de belleza plástica.

La elegancia futbolística, podríamos decir que es el estilo con garbo, imprimiéndole  al juego un toque de glamour, de fineza, de exquisitez. Es una cualidad o virtud reservada a pocos. Los elegantes nacen, no se hacen ni con mucho entrenamiento o escuela. Estos privilegiados poseen ciertos rasgos especiales, a saber:

  • Los elegantes no se caracterizan por la rapidez, la explosividad o la agresividad de juego. Son más bien la pausa, la tranquilidad, el cambio de ritmo, el control del juego.
  • En contrapartida son mentalmente rápidos. Son los pensantes del fútbol, anticipan dónde van a poner el pase.
  • Son los domadores del balón, los que miman la esfera, los sutiles a la hora de golpearla.
  • Son en su mayoría jugadores de corte mediocampista, aunque pueden haber delanteros finos o de corte defensivo (Paolo Maldini fue un defensa elegante).
  • Son los rompedores de la monotonía o mecanización en que puede caer el juego.
  • Los elegantes no van de sobrados, que tanto irritan a los contrarios (presumir una jugada bonita o pretender humillar al rival no tiene nada de elegante, CR7 e Ibrahimovic bien que lo saben).
Jugadores elegantes
Según leí por ahí, don Alfredo Di Stéfano era un prodigio de elegancia, aunque no quedan muchas imágenes de su juego.
El gran Johann Cruyff, su extrema delgadez le permitía ser rápido (una excepción) pero controlaba el balón con tanta maestría y corría con gran distinción.
Romario fue quizá el delantero más elegante. Era capaz de fabricarse jugadas de corte fino, ‘rompiendo’ la cintura a los defensas rivales y era tan sutil a la hora de definir que su juego parecía de un minicampo o consola de videojuegos, por ahí a Valdano-que entiende de fútbol- se le ocurrió decir que parecía un ‘jugador de dibujos animados’.
El danés Michael Laudrup, cuando recaló en Barcelona  en aquel recordado ‘dream team’ de Cruyff, era especialista en el toque fino o sutil, sobre todo el pase correcto mirando a otro lado.
Fernando Redondo, tenía una zurda de gran zancada pero imponía una pausa con tanto garbo, maestría en el quite y también, dicen las malas lenguas que abusaba del juego con manos para proteger el balón.
El holandés Dennis Bergkamp, un jugador frio emocionalmente, pero técnicamente fino.  No obstante, esa frialdad  le permitía derrochar jugadas de gran belleza, todos recordarán aquel gol a la Argentina en el mundial de Francia 98.
Pero para mejor muestra (al menos la mía), llamemos al  ‘rey de la elegancia’, Zinedine Zidane, alias ‘el gran Zizou’, ‘el mago’, ‘Harry Potter’, ‘el Mariscal’ y otros motes que elogiaban su magia. Habiendo demostrado sus dotes extraordinarias por grandes equipos, era un prodigio en el centro de la cancha, aunque a veces lo traicionaba su temperamento, que influía en un desempeño irregular, ello no le impidió, sin embargo, brindar a los aficionados jugadas de gran manufactura: los recortes a los contrarios, los giros inesperados, las voleas imposibles y qué manera más elegante  de ‘matar’ (parar) el balón cuando venia alto o al ras de la línea lateral.


Podríamos añadir en este selecto club, al genial Zico, Bobby Charlton, Beckenbauer, Platiní, Enzo Francescoli (ídolo de Zidane), los delanteros Van Basten  Davor Suker.
Lamentablemente, cada vez es menos frecuente hallar jugadores de estas características, quizá porque el corte táctico o esquemático del fútbol actual lo impide. El último ejemplo, sea tal vez el ex madridista Guti,  quien desplegaba  a momentos un fútbol garboso pero sin alcanzar cotas de grandeza.
No quería ser injusto con un futbolista que tuve la dicha de ver en el deporte patrio, un centrocampista pausado y elegante llamado Milton ‘Maravilla’ Melgar, que paseó su fútbol entre otros, por River Plate y Boca Juniors.
¿Y a todo esto, qué fue de los más grandes del balompié?
Pelé no fue elegante, a pesar de habernos obsequiado jugadas espectaculares y  haber marcado más de mil goles en su prolífica carrera.
Maradona es la antítesis de la elegancia pese a su grandeza y pese a haber marcado el gol más bonito de todos los Mundiales.

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
 

El Perro Rojo Copyright © 2011 - |- Template created by O Pregador - |- Powered by Blogger Templates